miércoles, 5 de septiembre de 2012

Piedras lunares: Baeza

Baeza, también declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, fue el lugar que más me gustó para ser sincera, ya me avisaron que me iba a enamorar muchísimo.
Estar en Baeza es remontarse sobretodo al siglo XVI en toda su totalidad, las calles, las casas y casi cualquier edificio, tiene esta arquitectura, es como si el tiempo no hubiera pasado por allí, todo está bien conservado y es un disfrute para todo aquel que le guste la historia, el arte y por supuesto el poeta Antonio Machado ya que gran parte de sus obras fueron escritas allí.

Lo primero que nos encontremos nada más llegar fue con la plaza del Pópulo. En el centro se levanta una preciosa fuente llamada Fuente de los Leones (si, como en la Alhambra de Granada) pero esta se remonta miles de años atrás, por lo que nos dijeron, está compuesta por leones y unicornios. En esta plaza también hay lo que era una carnicería del siglo XVI hoy día nada que ver, pero este edificio aun está funcionando.

Foto de una parte de la plaza donde se ve el Arco de Villalar del siglo XVI

Pero si hubo un edificio que me robó perdidamente el corazón en Baeza fue sin duda, el Palacio de Javalquinto, actualmente la sede de Antonio Machado de la Universidad Internacional Andaluza.

Su origen era gótico.
Los contrafuertes de la fachada están decorados de forma que una de ellas representaba los genitales masculinos y la otra los femeninos. Toda la fantasía decorativa de la fachada era erótica.
Aunque en esta fotografía no se aprecia bien, el marco de la puerta tiene pequeñas figuras femeninas masturbándose. En su interior barroco aparecían muchos ángeles con coronas de flores que recordaban a los que acompañan a Venus. Era realmente curioso de ver y también muy bonito.

Otro que también me gustó mucho fue la Catedral de Baeza, es enorme hasta decir basta, si mal no recuerdo, creo que era del siglo XIV y su torre, la más antigua de Baeza del siglo XI...casi nada.

Fotografía de la ventanita, que me pareció preciosa, la de la izquierda del todo es un intento renacentista en una ampliación de la catedral, no le quedó igual que la gótica pero también es muy bonita.

La verdad es que cualquier rincón de Baeza te enamora, al doblar cualquier esquina surgen edificios preciosos y puedes pasarte toda la visita sacando fotos con la boca abierta.

Yo feliz y encantada con una casita que me pareció muy mona :) (además la puerta es de mi tamaño)

En cuanto a gastronomía, nunca me quejo, todo estaba muy rico. Paramos en un restaurante que (no recuerdo el nombre) tenía 1º premio, a los platos mejor presentados, y si, los tenía, pero también estaban buenísimos. Me pedí algo que me gustaría probar hacer, eran unos saquitos de verduritas a la plancha por dentro con especias. Bueno no, lo siguiente.

Recomiendo sin lugar a dudas, visitar alguna vez Baeza, es una maravilla.

Y con esta última imagen hasta la próxima actualización.



1 comentario:

Jade dijo...

Solo viendo la primera foto ya enamora!

Que curioso debe ser ver un edificio ahora universidad decorado así tan sexualmente, al menos para esa época era extraño que les diese por ahí, de echo yo es el primer edificio que conozco con motivos sexuales tan claros y específicos :O

Gracias pro toda la info ^_-